Rusia ha inscrito este martes la primera vacuna en el mundo contra el coronavirus. El presidente ruso, Vladímir Putin, precisó que la vacunación de las personas será voluntaria.

Putin indicó además en su comunicado que su propia hija se ha vacunado y que espera que la producción en masa del medicamento comience en breve.
 
Por su parte, el ministro de Salud de Rusia, Mijaíl Murashko, afirmó que la vacuna se comenzará a fabricar en septiembre por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y la compañía Binnofarm, que serán capaces de producir aproximadamente 1,5 millones de dosis cada año.
 
Murashko también declaró que las pruebas clínicas del antiviral continuarán con la participación de miles de personas.

El anuncio oficial llega a pesar de los llamados para posponer el proceso hasta que se completen todos los ensayos de la nueva vacuna.

Según el periódico Moscow Times, este lunes el organismo de la industria de la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos (OTCA) que representa a las organizaciones que realizan ensayos clínicos multinacionales en Rusia había instado a realizar más pruebas antes de su registro.

«La OTCA obviamente está sacando conclusiones precipitadas sin conocer los resultados», dijo el martes Valentina Kosenko, subdirectora del regulador de salud Roszdravnadzor, al sitio web de noticias RBC.

«Varios cientos de voluntarios probaron esta vacuna y no hubo reacciones adversas graves», dijo Kosenko.

Sergei Glagolev, jefe del departamento de control de calidad de Roszdravnadzor, dijo a RBC que la confirmación de laboratorio de la vacuna se llevará a cabo después del registro y durante los ensayos finales.

“Es aceptable registrar el medicamento durante las primeras etapas de los estudios clínicos. Existen esquemas similares en la Unión Europea y los EE. UU.”, aseguró Glagolev.

“Durante las pandemias, los países han recurrido a permitir medicamentos en ausencia de ensayos aleatorios normales; ese no es el caso de la vacuna de Gamaleya. En nuestro caso, estamos hablando de una entrada anticipada al mercado en condiciones estrictamente controladas».

La vacuna de Gamaleya es una llamada vacuna de vector viral, lo que significa que emplea otro virus para transportar el ADN que codifica la respuesta inmune necesaria a las células. Se basa en el adenovirus, el virus del resfriado común.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reaccionó esta semana con cautela al anuncio de que la vacuna rusa estaba ya casi lista para ser inoculada a la población general, y recordó que deben cumplirse todas las fases de testeo antes de que se conceda una licencia.

«Hay actualmente cientos de vacunas (contra la COVID-19) en proceso de prueba, y deben cumplir las guías y regulaciones para proceder de forma segura», declaró el portavoz de la OMS Christian Lindmeier en rueda de prensa.

El portavoz afirmó que en ocasiones «se reportan hallazgos que luego tardan en pasar por todas las fases necesarias» antes de poder aplicarse de forma general.

La vacuna rusa no estaba incluida en la lista de seis ensayos en Fase 3 que el director de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, había hecho pública este jueves.

Rusia ha contabilizado en las últimas horas menos de 5.000 nuevos casos de coronavirus diarios, siendo la primera vez que baja de esa cifra desde finales del mes de abril, según ha informado este martes el centro dedicado a seguir la evolución de la pandemia en el país.

«En las últimas 24 horas en Rusia se confirmaron 4.945 casos del COVID-19 en 84 regiones», ha indicado el centro ruso. Para encontrar un dato similar hay que remontarse al 23 de abril, cuando se registraron 4.774 nuevos positivos.

Con ello, el total de personas contagiadas asciende a 897.599, de las cuales 15.131 han muerto y 703.175 se han recuperado, incluidas 6.494 en las últimas horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.