Santo Domingo, República Dominicana.- Hablemos de pelota y de política, es decir, conversemos de pelótica. Dicen y decían nuestros padres y abuelos, que cuando el río suena es porque agua trae y que el corazón de la auyama, solo lo conoce el cuchillo.

El gobierno del presidente Luis Rodolfo Abinader Corona apenas tiene una semana de su inauguración. Es decir, que todavía está envuelto el papel de celofán en que nos lo entregaron como el regalo mejor, en medio de esta pandemia que parece interminable.

A coro de <<se van>>, se logró el efecto deseado y por fin, se produjo el desalojo del PLD, tras 16 años consecutivos como inquilino del Palacio Presidencial, de un reinado casi absoluto en los Ayuntamientos y con un Congreso Nacional hecho a su medida. ¡Carajo!

Aun resuena en nuestros oídos, el discurso del presidente Abinader, tras jurar al cargo. Vibrante,fuerte, seguro de si mismo y sobretodo, lleno de esperanza.

Tras el discurso inaugural, avanzaba el conocimiento de los  decretos, con las designaciones, conocidos y conocidas de antemano por medio de las redes sociales. Se fueron confirmando y juramentando sus beneficiarios, según avanzaba la tarde del domingo 16 de agosto (día sagrado, dedicado a la fiesta, por la Restauración de la República y tras el tedeum y la ofrenda floral a los forjadores de la Patria, surge el gobierno del cambio. <<Estamos cambiando>>

Así las cosas, pasó el domingo y llegó primer día de labores formalmente hablando del nuevo Jefe del Estado y su gabinete. Día por día nuevos nombramientos y «el nuevo tren gubernamental», lento, despacio pero seguro; comenzó a andar. Pero, casi al llegar el segundo fin de semana del mandato de las nuevas autoridades, en la era de la pandemia del coronavirus y del nuevo gobierno; sonaron los tambores y no son de fiesta: son de guerra…

Ramón Alburquerque, cual cacique de otro tiempo de la provincia Monte Plata se levanta, alza su voz en Twitter y proclama a los cuatro vientos: “A los amigos que nos felicitan por la designación en la “presidencia ejecutiva” de EGEHID pero sin funciones, agradezco sus palabras, les indico que nunca acepté ya que no fue lo acordado y así como trabajo como nadie con lealtad  exijo que se me cumpla.”

El hombre de la célebre frase de <<entren todos c…>>, en los predios de la Liga Municipal Dominicana el 26 de enero de 1999, ha tronado. Negros nubarrones se forman en el ambiente perremeísta y es posible que pronto empiecen a sentirse ráfagas de viento cruzado a lo interno de un partido que ya es gobierno, pero que unos pocos lo dudan o, no creen.

La lluvia está por caer y no sabemos si esos chubascos podrán parar la fiesta del cambio iniciado el pasado día 16 de este mes, en donde además de estrenar nuevo gobierno, celebramos con fervor patriótico, el 157 aniversario del inicio de la gesta de Restauración de la República Dominicana.

¡Por ello les recuerdo, que el corazón de la auyama, solo lo conoce el cuchillo…, no se vayan, vuelvo pronto!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.