“Dios es mi esperanza, Dios es mi doctor, Dios es mi refugio”, dice la niña en un cartel en el que pone toda su confianza en el Creador

El Seibo, (República Dominicana) De niña, soñó con ser médico, para atender a otros niños. Su nombre es Brittani Mejía Leonardo quien, desde los 8 años de edad  sufre de diabetes mellitus I.

Ahora, a punto de cumplir sus 18 años, Brittani está postrada en una cama, con parálisis en sus extremidades, niveles de azúcar en sangre por encima de los 400 miligramos la mañana de este viernes, tos persistente y mucha fiebre, que por tres noches no la dejado dormir, desde la una de la madrugada a las seis de la mañana, cuenta vía Whatsapp desde su casa en El Seibo (una hora y 30 minutos desde la capital del país), su madre Maritza Leonardo.

Siempre fue una niña excelente en la escuela, cantaba en el coro y no pudo pasar del séptimo grado, debido a su condición de salud,  expone para unimisionnoticias.com, Maritza Leonardo. Escuchemos:

Dice que su niña necesita con urgencia, que se le cambie el botón gástrico que es por donde, además de alimentarse, expulsa las secreciones producto de la gripe.

Agrega  que el cambio del botón gástrico se debe hacer pues Brittani ya tiene más de cinco años con ese y es muy pequeño.

Narra que ahora la situación se le complica aún más a la familia, ya que Britani cumple 18 años el día 25 de este mes y ya no podrá llevarla al pediatra que la estaba atendiendo.

Indica que ha conversado con una hermana que vive en la capital, ante la posibilidad que tenga que llevar a su hija, de urgencia al médico o, lograr que un gastroenterólogo la pueda evaluar y se le pueda colocar lo que necesita antes, de que cumpla los 18 años y luego. Luego, asegura Maritza, la llevará para un centro médico para adultos.

Dice que su familia sigue aferrada a Dios para lograr recuperar la salud de su hija, Por lo que pide la oración de todos en todas partes, pues para Dios  no hay nada imposible.

“Dios es bueno y maravilloso. Yo le he creído a Dios, por eso la misericordia de Dios me la mantiene viva. En realidad, anoche quería ponerme triste porque esa niña ha sufrido mucho, le han dado cuatro paros, no respira por su nariz  ya que lo hace por un tubo…”

Nota relacionada: De interés humano: joven de 18 años con diabetes necesita botón gástrico para seguir con vida

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.