Mientras los jueces de los Estados Unidos continúan desestimando las acusaciones de fraude electoral del presidente Trump y sus partidarios, los fiscales y funcionarios electorales del condado de Los Ángeles dijeron el martes que habían descubierto pruebas de un intento real de arreglar una elección, aunque sea pequeña, local.

Carlos Antonio De Bourbon Montenegro, 53, y Marcos Raul Arevalo, 34, fueron acusados ​​de múltiples cargos de fraude electoral luego de supuestamente intentar registrar a 8,000 votantes “ficticios, inexistentes o fallecidos” para recibir boletas por correo. El plan fue parte de una oferta ilícita de Montenegro para convertirse en alcalde de Hawthorne, según una denuncia penal hecha pública el martes.

Montenegro y Arévalo supuestamente utilizaron tres apartados de correos registrados recientemente y la dirección particular de Montenegro para presentar las solicitudes fraudulentas, lo que permitió a los funcionarios electorales marcarlas rápidamente como sospechosas a mediados de octubre, según Dean Logan, el principal funcionario electoral del condado.

Si bien los registros judiciales muestran que se emitieron al menos 29 boletas por correo a personas que Montenegro y Arévalo supuestamente habían ganado, ninguna de las boletas fue contada en las elecciones generales, dijo Logan.

El caso, agregó, destaca lo difícil que sería llevar a cabo el fraude electoral generalizado que el presidente Trump y otros han afirmado que fue desenfrenado en las elecciones de 2020 .

“Lo que esto hace es ilustrar que los funcionarios electorales aquí y en todo el país se toman estos temas muy en serio. Fueron 8.000 registros en una jurisdicción que tiene 5,8 millones de votantes ”, dijo Logan, y señaló que las narrativas de fraude que se están impulsando en todo el país habrían requerido que los funcionarios electorales no se dieran cuenta de la mala conducta a una escala enormemente mayor.

La población de Hawthorne es de aproximadamente 86,000 y la ciudad tiene alrededor de 44,000 votantes registrados, según la oficina del Registro del Condado de Los Ángeles. El número de votantes de los que se acusa a los acusados ​​de intentar registrar habría aumentado el electorado de la ciudad en casi un 20%, un aumento que hizo sonar las alarmas en la oficina del registro, dijo Logan. Además del uso repetido de la dirección particular de Montenegro en muchas de las solicitudes, muchas utilizaron números de Seguridad Social similares o idénticos.

“Rastreamos de dónde venían esos formularios de registro de votantes y notificamos a la Secretaría de Estado [de California] ya la oficina del fiscal de distrito”, dijo Logan.

Montenegro y Arévalo estaban programados para comparecer en una sala de audiencias en el centro de Los Ángeles el martes, y ambos estaban representados por abogados designados por la corte. Los hombres y los funcionarios de la ciudad de Hawthorne no pudieron ser contactados inmediatamente para hacer comentarios.

Según la denuncia penal, los dos hombres comenzaron a intentar recolectar firmas para la candidatura a la alcaldía de Montenegro en algún momento de julio o agosto, y a principios de octubre presentaron documentos para nominar a Montenegro que contenían los nombres de 32 personas inventadas o muertas que se decía apoyaban su candidatura.

En una extraña perorata de Facebook, Montenegro afirmó que lo habían “echado” de la carrera por la alcaldía a fines de octubre y acusó al alcalde de Hawthorne, Alex Vargas, de acoso sexual. Vargas ganó la reelección con el 40% de los votos, con 12.174 votos en total. El nombre de Montenegro no apareció en el recuento de votos emitidos por el registrador para los candidatos.

Montenegro, que fue acusado de 18 cargos de fraude electoral, dos cargos de perjurio y una serie de otros delitos menores, enfrenta hasta 15 años de prisión si es declarado culpable. Arévalo, quien fue acusado de conspiración y múltiples cargos de fraude electoral, enfrenta hasta ocho años.

«Creo que este es un ejemplo de cómo se supone que funciona el sistema, que si ves algo y algo es sospechoso, lo reportas y lo investigamos», dijo Logan. «En este caso, se detuvo antes de que pudiera ocurrir algún daño a las elecciones».

Casi el 80% de los votos emitidos en el condado de Los Ángeles durante las elecciones generales se enviaron por correo, y Logan ha dicho que su oficina pudo capear el aumento de los votos por correo sin problemas importantes.

Las urnas del condado de Los Ángeles se convirtieron brevemente en un asunto de intriga nacional después de que Trump tuiteó un video la semana pasada que pretendía mostrar las boletas por correo que se recolectaban en buzones oficiales varios días después de las elecciones. Los funcionarios de la oficina de Logan, sin embargo, desacreditaron el reclamo, diciendo que las imágenes fueron tomadas la mañana después de la elección y que los empleados del condado estaban recolectando boletas que habían sido emitidas antes de que las urnas fueran cerradas a las 8 pm en la noche de las elecciones.

Logan dijo que su oficina todavía está investigando imágenes de una mujer que posiblemente interfiera con las boletas electorales enviadas por correo en un centro para personas mayores del sur de Los Ángeles. La mujer, que apoyaba a Joe Biden, estaba recolectando boletas incompletas y prometía llenar el resto, según un informe de Eyewitness News. El caso también fue remitido a la fiscalía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.