Los Dodgers de Los Ángeles se enteraron algunas horas antes de su juego de apertura el jueves que no podían contar con su pitcher anunciado para iniciar la campaña, el estelar Clayton Kershaw, debido a molestias en la espalda.

A pesar de eso, cuando el primer partido del equipo en 2020 finalizó ya por la noche la pizarra indicaba un holgado triunfo de 8-1 sobre los visitantes Gigantes de San Francisco, un resultado que ayuda a confirmar la calidad del club angelino, marcado como gran favorito de la Liga Nacional.

El juego en Dodger Stadium, segundo de la jornada inaugural de MLB tras la victoria de los Yankees de Nueva York sobre los Nationals en Washington, estuvo llena de ingredientes interesantes.

A continuación las claves del primer triunfo de los Dodgers:

1. Boricua caliente al bate

Cuando Enrique Hernández se enracha, puede ser el bateador más peligroso de unos Dodgers con bastante material de “MVP” en sus filas. El jueves, “Kike” bateó 4 hits y produjo 5 carreras, incluyendo un jonrón de dos anotaciones en el octavo inning para poner la cereza en el pastel. El boricua celebró de ese modo la noticia de que se convertirá en padre.

2. Inicia la era de Mookie en L.A.

Un día después de firmar el segundo mayor contrato de todos los tiempos en MLB, Mookie Betts hizo su debut oficial con Los Ángeles y desde el primer partido dejó su huella. El exastro de los Red Sox bateó su primer hit como Dodger en la séptima entrada, con el cual puso en movimiento un rally de cinco carreras que fue decisivo. Betts, de hecho, anotó el 2-1 al barrerse con perfección en el home en una rola al cuadro de Justin Turner.

3. Un lineup sin descanso

El propio manager de los Dodgers admitió durante la transmisión del partido que cuenta con una de las mejores alineaciones que se recuerden. Dave Roberts alineó con Max Muncy (70 jonrones desde 2018), Mookie Betts (MVP de la Liga Americana en 2018), Cody Bellinger (MVP de la Liga Nacional en 2019), Justin Turner (bateador de .302 en su carrera con los Dodgers) y Cory Seager (líder de la liga en dobles en 2019) como sus primeros cinco toleteros. No es de extrañar que fuera el sexto bateador en el orden, Hernández, quien aprovechara el descuido de la oposición para pegar los mejores batazos.

Por cierto, el plantel está muy unido, como se pudo apreciar en la ceremonia protocolaria cuando Betts puso una rodilla en el suelo durante el himno nacional, con Bellinger y Muncy apoyados sobre los hombros de su nuevo compañero. El astro debutante dijo después del juego que ya se siente en casa.

4. Otro pitcher de mucho “pelo”

Ante la emergencia de Kershaw, quien fue puesto en la lista de lesionados, los Dodgers iniciaron la temporada de 60 juegos con el joven Dustin May en la loma, quien procedió a espaciar 7 hits de los Gigantes en 4.1 innings, con una sola carrera y 4 ponches. A sus 22 años, el chico de la melena pelirroja se dedicó a tirar strikes y se convirtió en el lanzador más joven en abrir un juego de apertura de los Dodgers desde los días del gran Fernando Valenzuela.

Como curiosidad, el juego sirvió para que los televidentes de todo el país y el extranjero pudieran ver a los “fans” de cartón de los Dodgers: miles de fotos de aficionados del equipo que fueron impresas en tamaño “humano” y colocadas sobre los asientos para simular que había público en las gradas al estilo del fútbol europeo en meses recientes.

Para poder tener su foto en el estadio, cada fan debió de pagar una cantidad variable según el asiento, con todos los fondos recaudados dedicados a obras de caridad.

Aun así, el manager Roberts reconoció que echó de menos el grito de “Let’s Go Dodgers!”. La rara temporada 2020 ha iniciado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.