La respiración normal, también llamada respiración nasal, es aquella que el aire ingresa por la nariz sin esfuerzo con un cierre simultaneo de la cavidad bucal. Si respiramos bien por la nariz de una forma adecuada nos permite una calidad de vida superior. Cuando respiramos por la nariz se estimula el crecimiento de los maxilares.

Las causas de la obstrucción nasal son muy diversas: pueden ser alergias, tumores nasales, desviación del tabique nasal, fractura nasal, pólipo nasal, hipertrofia de los cornetes, algunos casos son hereditarios.  Sin embargo, algunas personas respiran por la vía bucal por mal vicio, sin que existan ninguna obstrucción nasal.

       Cuando la respiración ya no se hace a nivel de la nariz, sino a través de la boca ,llamado también el Síndrome de la Respiración Bucal , puede traer muchos efectos negativos ,y más aun si fueron respiradores bucales desde la niñez. Los efectos de la respiración a través de la boca son;

           –Estrechamiento del paladar y de las narinas, por falta de uso.

          –Olfato alterado.

           –Disminución del apetito.

           — Encías inflamadas.

           —Aumento de infecciones respiratorias

           — Postura corporal atípica.

           –Mala oxigenación cerebral que origina dificultades de atención y concentración, por lo tanto, tendrán problemas de aprendizaje

             –Habla imprecisa.

             — Protrusión de los incisivos superiores.

             –Falta de desarrollo de la mandíbula (hipodesarollo).

            –Mordida cruzada o abierta.

           –Insomnio.

           –Mal aliento.

           –Alteraciones en la deglución.

           —Tos frecuente.

            –Apiñamiento dentario.

           —Faces largas y estrechas.

            –Falta de saliva que es tan importante ya que neutraliza los ácidos que atacan el esmalte por lo que aumenta posibilidad de caries y gingivitis.

              Es importante un diagnóstico temprano para prevenir todos estos síntomas que pueden variar de un individuo a otro ya que en un futuro al no ser tratados a tiempo se va a requerir de tratamientos muy complejos e incluso cirugías.  

Las consideraciones para el tratamiento de niños de edades entre 6 y 12 años, es la prevención. Las consultas con el pediatra y odontopediatra constituyen el mejor tratamiento. Tanto el pediatra como el odontopediatra podrá canalizar al paciente con el alergólogo y/o con el otorrinolaringólogo, quienes determinaran las causas de su obstrucción nasofaríngea.

Giuseppina Farach

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.